EL PRINCIPIO DE LA ETERNIDAD

Llovía. Llovía en muchos sentidos.

 

Desde varios meses atrás mi sangre pasaba con frecuencia del hielo a un líquido sin continente, y la bomba que la impulsaba se hacía a la necesidad de olvidar apasionamientos y amarrar, si acaso, los holas, las confesiones de cada-día, los apoyos en los momentos-de-estoy-harto y los adioses. Y desde esos días previos a la lluvia un vendaval soplaba y se me acercaba. Yo oía su murmullo y tan pronto pensaba en ponerme a buen recaudo, por si me arrastraba a un abismo, como me recreaba en la idea de dejarme llevar por si me transportaba a un lugar nuevo cuyo paisaje me agradara.

 

Dichosa bravuconada, me puse en medio del campo sin agarrarme a nada a esperar la acometida del vendaval si es que llegaba. Y llegó.

 

Con una extraña mezcla de frialdad y acalorado sentimiento intenté analizar el rumbo del viento. Una avalancha de preguntas, de dudas, de miedos, asaeteaban mi conciencia y me preguntaba…y preguntaba a mi alrededor:

 

-¿Qué vas a hacer los próximos 36.000 días?

-¿Sigo el rumbo del vendaval?

 

            Y el viento fue tan fuerte, y tan dulce, que volé perdiendo los sentidos y, cuando los recobré, me encontré en un lugar maravillloso.

 

            Sí, era una mañana en que escampaba la lluvia y la luminosidad plateada de los reflejos del agua sobre las calles temblaba como su pelo.

 

            Sabía desde hacía meses que algo palpitaba detrás de sus ojos y eso me electrizaba; mas no creía que…y, quizás, lo deseaba.. Afronté aquello, como ya he dicho, con una mezcla de frialdad y acaloramiento y poco a poco fue valiendo más el corazón que cualquier otro condicionante.

 

            Finalmente pude  decir algo que pensé jamás diría…

 

Y mi vida adquirió un sentido que sólo podía soñar.

Comencé a vivir en un sueño del que no quería despertar.

 

Y no, no quiero despertar. Amarro el sueño a mi hoy y quiero que sea un sueño lo despertado para rimar el futuro con el sueño.

Anuncios

One Response to EL PRINCIPIO DE LA ETERNIDAD

  1. Pingback: HACE OCHO AÑOS EN ¿COGITO, ERGO SVM? – Tres flashes | ¿COGITO, ERGO SUM?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: