HACE DOS NOVIEMBRES

 

Sí, hubo un momento durante la agonía en el que sentí poderosamente el deseo de abandonar, de cerrar los ojos del único modo en el que es posible dejar definitivamente de ver. No fue un sentimiento de arrebato sin meditar; fue un convencimiento absoluto e, incluso, frío, que me llevó a sopesar los procedimientos. Hoy esa no-solución no pasa por mi cabeza y me agradezco a mi mismo haber resistido, aun sin fuerzas.

One Response to HACE DOS NOVIEMBRES

  1. Maria Victoria dice:

    De lo cual yo me alegro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: