¿MITOCIDIO?. TUMBA Y OSARIO CONTRA RESURRECCIÓN

 

Simcha Jacobovici y Charles Pellegrino; “La tumba de Jesús y su familia” (2007) Ediciones El Andén, Barcelona, 2007

muestraPortada

El 28 de marzo de 1980 una excavadora trabajaba en el área de Armon ha-Natsiv, en Jerusalén. Las obras de urbanización y construcción se desarrollaban sobre el antiguo cementerio del monte Talpiot, frente al Templo de Salomón. Una palada de la excavadora produjo el accidental descubrimiento de una tumba, en principio una más de las muchas enterradas por el paso del tiempo. Tras la intervención de las autoridades arqueológicas judías, la tumba quedó catalogada como IAA 80/500-509, la documentación gráfica y escrita se archivó y nueve de los diez osarios encontrados (uno desapareció terminando en los circuitos de compraventa ilegal de antigüedades) se guardaron en los almacenes de la Autoridad de Antigüedades de Israel. El 6 de abril, finalizada la “excavación” del yacimiento, la tumba se cerró y volvió a quedar cubierta por escombros y tierra continuando la construcción de la urbanización.

 

              LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_500-509 (1)                                                                          LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_500-509 (3)

 

Los autores, especialmente Simcha Jacobovici, se enfrentaron años después al análisis de los hallazgos y, con la participación del oscarizado James Cameron realizaron, antes de la publicación de este libro, un documental para Discovery Channel. Su estudio arqueológico de gabinete sobre los restos conservados, el análisis historiográfico y hasta estadístico sobre la coincidencia de los nombres grabados en los osarios de la tumba, parecen confirmar con elevadísimas probabilidades de acierto la aseveración de que aquel 28 de marzo de 1980 volvió a ver la luz la auténtica tumba de Jesús y su familia.

 

El estudio arqueológico arroja los siguientes datos destacados:

 

       La tumba correspondía a la estructura característica y se encontraba en la zona en la que se realizaron enterramientos de familias acomodadas durante unos cien años en el siglo I d.C

       Los rituales que pueden deducirse de la estructura y disposición de la tumba coinciden con algunos de los que se citan en los Evangelios (El cadáver se colocaba, normalmente cubierto por un sudario en una antecámara donde se producía la descomposición de tejidos; posteriormente, los huesos se recogía y colocaban en el interior de un osario de piedra que se colocaba en un nicho)

       Se hallaron 10 osarios vacíos:

 

 LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_500 (1)

IAA 80/500.- El más grande, decorado con rosetas de pétalos. La inscripción, en caracteres griegos, dice MARIAMNE E MARA (Mariamne, conocida como Mara). En su interior se encontraro restos de tejido de lino trenzado con fibra de papel

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_501 (1)

IAA 80/501.- Pulido y decorado con rosetas grabadas en marcos tallados. La leyenda grabada identifica la osamenta como perteneciente a YEHUDA BAR YESHUA (Judas, hijo de Jesús)

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_502 (1)

IAA 80/502.- Grabado en letras hebreas MATIA (Mateo)

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_502 (3) Mattiyah

 

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_503 (1)

IAA 80/503.- Una especie de gran T o una cruz precede a la leyenda YESHUA BAR YOSEF, en su interior se hallaron restos de un tejido trenzado a base de hilos vegetalesLA TUMBA DE JESÚS IAA 80_503 (6)

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_504

IAA 80/504.- Con la leyenda: YOSE o YOSA

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_505 (2)

IAA 80/505.- En letras hebreas: MARIA, no MIRIAM como correspondería al nombre hebreo que dio lugar al María latino

 

IAA 80/506.- Grabado únicamente con una marca grande en forma de cruz

 

 

IAA 80/507.- Sin inscripción

IAA 80/508.- Decorado pero sin nombre identificador

 

LA TUMBA DE JESÚS IAA 80_509 (1)

IAA 80/509.- El desaparecido y que los autores identifican con el llamado osario de Jacob, en el que aparece la leyenda en hebreo YAACOV BAR YOSEF AJUI YESHUA (Jacob –Santiago- hijo de José, hermano de Jesús) (el Director de Antigüedades de Israel, Shuka Dorfman, afirma que la inscripción es moderna aunque el osario es auténtico)

 

La coincidencia de nombres no levantó ninguna suspicacia inicialmente. Las autoridades arqueológicas hebreas consideraron que se trataba de nombres muy habituales en el siglo I y no había a su juicio indicios que obligaran a más estudios que los que se hicieron para documentar la tumba antes de autorizar la continuación de los trabajos de urbanización. Sin embargo, los autores, tras recurrir a expertos estadísticos, llegan a la conclusión de que la coincidencia simultánea de esos nombres se daría una vez entre 2,4 millones.

 

Los análisis de la pátina de los osarios, incluido el “perdido” de Jacob, demuestra que los nueve son auténticos y proceden de la misma tumba.

 

La ausencia de huesos y ajuar se explicaría por saqueos antiguos; aunque los autores también aportan una explicación de otro orden, la posible recogida de los mismos por caballeros templarios adjudicando dicho “contenido” al siempre misterioso tesoro templario.

 

¿Estamos ante la tumba de la familia de Jesús y de él mismo?

 

Las leyendas de los osarios nos informan de la coincidencia en un mismo enterramiento de un José y una María, de un Jesús, hijo de José, de un Santiago, hijo de José y hermano de Jesús, de una Mariamne (María Magdalena) y de un Judas, hijo de Jesús, además de un Mateo ¿son los padres de Jesús, él mismo, su amado hermano Santiago el Menor, otro posible hermano Mateo y, lo que sería sorprendente, una María Magdalena esposa de Jesús y madre de un Judas, hijo de Jesús?

 

Con todo, uno no puede por menos que quedarse un poco escéptico. Se ha publicado el libro y se ha editado un documental, pero estando de por medio un cierto tufillo de explotación mediática (James Cameron ha llenado sus bolsillos con sus producciones…), parece aconsejable ser prudente con las conclusiones. Hasta parece que el descubridor de la tumba, Amos Kloner, ha manifestado que no existe ninguna prueba de que esa sea la tumba de Jesús  y que con el documental sólo se quiere “vender” y crear polémica.

 

La versión oficial de la iglesia católica sobre la muerte y resurrección de Jesús, sobre su nacimiento y relaciones familiares y sobre María Magdalena constituyen un mito fundamentado en los cuatro evangelios canónicos. El sentido común a la luz del conocimiento de las costumbres de la sociedad judía del siglo I, y hasta algunos indicios de los propios evangelios, ponen en duda el mito; las conclusiones de Jacobovici y compañía, caso de ser ciertas “asesinarían” el mito.

 

Baxuanball Ahjeoqoj

 

One Response to ¿MITOCIDIO?. TUMBA Y OSARIO CONTRA RESURRECCIÓN

  1. silvia dice:

    yo sí creo que esta sea la tumba de Jesus y la de su familia, son muchas las coinsidencias en los nombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: