HACIENDO EL INFINITO MÁS INFINITO

José Rodrigues dos Santos; “La fórmula de Dios” (2006) Círculo
de Lectores, Barcelona, 2008

José Rodríguez dos Santos es un
periodista portugués, nacido en Mozambique,

que ha trabajado en el ámbito de la
televisión (BBC, RTP, CNN),

y profesor en la Universidade Nova de Lisboa.

Además
de ésta, es autor de varia obras de ficción.

 

 

Tomás Noronha es un historiador, profesor de
universidad especializado en criptografía, aspecto que le da una proyección
internacional por las numerosas conferencias y colaboraciones que le hacen
viajar por todo el mundo. Su vida, centrada en la vertiente académica y
científica, se ve alterada por un “contrato” de colaboración que inicialmente
aparece ante él como un reto más para su capacidad de interpretación de
documentos cifrados o encriptados y al que le mueve no sólo dicho reto sino el
encanto de la interlocutora que le “recluta” en nombre del gobierno iraní. El
programa nuclear del Irán de los “ayatolás” está detrás del asunto. Los
servicios secretos persas se han hecho con un manuscrito atribuido a Albert
Einstein, fruto de las investigaciones realizadas por él y un escogido equipo
de colaboradores a partir de la petición que en 1951 le hizo el primer ministro
israelí Ben Gurion, para que ideara un sistema de producción de armamento
nuclear sencillo y barato.

 

Todo se le complica a Tomás cuando entra en liza
la CIA, que le pide, casi le obliga, a jugar un papel de doble agente para que
les facilite, en nombre de la seguridad mundial (los yanquis nunca saben muy
bien qué es la seguridad mundial, especialmente porque confunden el Mundo con
el patio de su casa), el contenido del manuscrito. Para más complicación, el
padre de Tomás, relacionado con uno de los colaboradores de Einstein
(misteriosamente desaparecido y al que, al parecer, le han hurtado el manuscrito,
que él custodiaba), entra en la fase terminal de un cáncer diagnosticado
demasiado tarde, y sus sentimientos (y su libido) se alteran además por la subyugadora
presencia de la iraní científica-gancho. El lío está servido.

 

Tomás se ve enredado en acciones de espionaje
(bastante chapuceras, por cierto), pasa por interrogatorios, torturas, se
convierte en fugitivo… Finalmente, tras diversas peripecias, contacta con uno
de los colaboradores de Einstein, convertido en un lama tibetano, que le acerca
al conocimiento de algunos aspectos del contenido del manuscrito y, de paso, le
da un baño de budismo y de filosofía globalizadora, siendo después su propio
padre el que, con sus reflexiones y consideraciones, le acerca aún más a la
“revelación”

 

Y la revelación no es ni más ni menos que el
famoso manuscrito era, en realidad, no un complejo galimatías de fórmulas para
construir una bomba atómica sino, nada más y nada menos, que una interpretación
científica de los supuestos contenidos astrofísicos del Génesis que permite
resolver la teoría global del origen del universo, su evolución y la
comprensión de la relación de las diferentes fuerzas y partículas, de la energía
y la materia… enfín, la explicación del todo… la fórmula de Dios.

 

Una novela, sí, es un relato cuyo enfrentamiento
es para el lector, inicialmente, una búsqueda de entretenimiento y, en
principio, es lo único que se le puede exigir al autor. Los objetivos del autor
pueden ser otros, o añadir otros al del entretenimiento. La sensibilidad, la
actitud y aptitud del lector hará que tales objetivos se satisfagan o no
(primera consideración)

 

Esta novela entretiene, incluso engancha
(apreciación a la primera consideración)

 

Comenzar y cerrar la obra con expresas
declaraciones sobre la veracidad de los datos y reflexiones científicas
contenidos en la misma debería obligar al autor a tejer un argumento y diseñar
unos caracteres para los personajes lo más coherentes posible (segunda
consideración
)

 

Falta coherencia (apreciación a la segunda
consideración
)

 

Tomás Noronha, el protagonista, es presentado como
un historiador especializado en criptoanálisis y lenguas antiguas, profesor
universitario en Lisboa… es decir, un individuo cuya formación académica no es
(no debería ser) despreciable; sin embargo, aparece en diversas ocasiones como
un absoluto ignorante respecto a cuestiones científicas básicas o a asuntos de
actualidad internacional. Tal vez los historiadores portugueses estén tan
especializados que en su formación preuniversitaria y universitaria hayan
desterrado los conocimientos básicos de ciencias experimentales (aunque formen
parte sustancial de la Historia) o que trabajen tan concentrados que no presten
atención a la actualidad y no sepan qué es hizbollah… ¿¡pero que duden entre
Carlomagno y Alejandro Magno!? Es obvio que la ignorancia del profesor Noronha
le sirve al autor para, a través de otros personajes, soltar sus parrafadas
para explicarle al lector los conceptos que le sirven al fin de construir su
macroespeculación de fondo… pero la coherencia… (explicación sobre la
apreciación a la segunda consideración
)

 

¿Entrar en la consideración de la especulación de
fondo?

No sé. Vale, una más, ¿por qué no? Pero, al final,
sólo es posponer el infinito hacia el pasado y hacia el futuro un infinito de
infinitudes más. Al final, resulta que, para el autor, Dios creó el universo con un programa
meticulosamente diseñado desde lo infinitamente pequeño a lo infinitamente
grande para asegurarse de que surgiera una especie capaz de asegurar de algún
modo la perpetuación del plan y volver a crear un siguiente universo… una forma
de crear (recrear) al propio Dios. Mas, ¿cuántas veces en el futuro de
sucesivos universos? Y si la presente ha sido la primera vez… ¿Quién es el
autor? ¿Dónde (¿¡DÓNDE!?) estaba? ¿Desde cuándo? ¿Por qué?…


Es tan inmenso
el asunto, tan fuera de las capacidades de comprensión, que tal vez sea más
tranquilizador para el ánimo evitarse el vértigo de tan siquiera planteárselo.

Baxuanball Ahjeoqoj


Imagen obtenida de zzdesign.blogspot.com/2009/01/denuncian-dios-..

P.S. Existe un sitio web del autor: http://www.joserodriguesdossantos.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: