SENTIDOS: VISTA


Es evidente que el ser humano está especialmente preparado para reconocer rostros. Nos basta mirar cualquier cosa para creer distinguir en la combinación de sus líneas un rostro; sea agradable o desagradable.


El tronco de aquel árbol me muestra un rostro triste. Ese pliegue de la corteza dibuja una boca que adorna un tono compungido; aquellos otros son los ojos; y la savia las lágrimas. Y, ¡para qué quiero más!, si en el centro el brote de una rama amputada forma su nariz. Tal vez una noche, un reflejo luminoso me asuste, niño, al sombrear ese rostro de este árbol vivo.



¡Precaución!, ¡Cuidado!, la placa del urinario en el que alivio mi vejiga (cabeza de tornillo, nariz; ranuras de desagüe, ojos y boca amenazante), parece estar diciéndome "¡Mea rápido o te la como!"


Ya llega. Larga espera. Viene y, encima, se ríe, como si le gustara mofarse de los pacientes impacientes que esperan. Ahí está, con sus enormes ojos de cristal y su sarcástica sonrisa enrejillada… ¿Quién?, el autobús.


¿No ves? Se ha enfadado. Has cortado la manzana en sentido transversal y ahi tienes su faz enojada; 
ojos y boca, pepitas; nariz central.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: