ODIO EL VERANO (MÁS, SI CABE)

 
Que sí. Que no lo puedo soportar.
 
Me saca de mis casillas (San Íker) el calor, el insoportable aplastamiento del Sol, la asfixiante irradiación del asfalto, de las paredes. Y no me es suficiente el leve efecto refrescante del agua próxima.
 
Los mapas de predicción meteorológica repletos de soles angustian mi ánimo; prefiero, como ahora, la esperanza de una lluvia.
 
Que sí. Que ya sé que para muchos el "buen tiempo" es eso, calor. Pero yo "no lo puedo de soportal"
 
Que sí, el frío, la lluvia, los cielos cubiertos pueden ser más melancólicos… o sea, el hábitat natural de un homo malancolicus cual menda. Pero a mí el calor me aturde, no me permite pensar con claridad y pone de una mala leche…
 
Por eso, mis perspectivas vitales abrieron un cauce en mis esperanzas cuando hace poco leí, en un artículo de National Geographic sobre Groenlandia, el pie de una de las fotos: "…recogiendo patatas una fría mañana de agosto"... ¡Sí! ¡Una fría mañana de agosto!… Tengo que aprender inuktitut o danés a marchas forzadas. Bueno, eso o largarme a Nueva Zelanda de abril a septiembre. No sé…
 
(Pero que imbécil. Pobre infeliz, soñando tontadas mientras sigue dependiendo de un trabajo y otras "caenas". Éstas, benditas "caenas")

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: