CERVEZA CALIENTE

C: parece que de un Óscar Martín (al César lo que es del César)

No hay nada peor que llegar del súper con  todo el cargamento de la compra semanal, hecho polvo después de subir bolsas y más bolsas por las escaleras (porque el puñetero ascensor se empeña en cascar justo el día en el que haces la compra) y, llevando como último porte los packs de 24 latas de birra, relamiéndote mientras piensas en esa maravillosa sensación de coger la lata, sintiendo el húmedo y perforante frío del metal, ese característico “piutchssssssssssssssssss” al levantar la pestañita, esa caída en la jarra que acabas de sacar del congelador y que se llena de escarcha en contacto con el aire, esa subida de la espuma, cuanto más densa mejor, esa aproximación de la jarra a la boca, esa inmersión de los labios en la espuma buscando ávidos el dorado líquido burbujeante, esa sucesión de tragos insaciables, ese descenso por el esófago de una oleada de frío, dióxido de carbono, lúpulo, cebada destilada, esa llegada al estómago y esa sensación de plenitud cuando, apurado hasta el culo el contenido de la jarra, con la espuma adornando hasta tu nariz, exhalas un sonoro “haaaaaahhhh”, rubricado con un no menos sonoro eructo…. y llegar a la nevera y confirmar que ¡¡¡¡¡ NO HAY NI UNA !!!!!!!!!!… TIENES 48 LATAS EN LAS MANOS… Y TODAS ESTÁN MÁS CALIENTES QUE UN CHAVAL DE QUINCE  EN EL VESTUARIO DE LAS CHICAS…

Tal vez haya alguna cosa peor.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: