SAHARA

El territorio del llamado Sahara Occidental fue administrado por España desde finales del siglo XIX. En la Conferencia de Berlín (1884-1885) se materializó el reparto colonial de África: a España le correspondió el dominio sobre el Sahara Occidental (territorios de Saguia el Hamra y Río de Oro), Sidi Ifni y el Protectorado, compartido con Francia, de Marruecos. Desde aquel momento, a parte de los beneficios comerciales que pudiera suponer, la presencia española en el Norte de África supuso en la práctica una continua sangría para la juventud de las clases populares, carentes de los recursos para pagar el rescate administrativo que les librara de prestar servicio militar “en África”, y tuvo una influencia decisiva en determinadas fases de la política interior española.

Marruecos obtuvo su independencia en 1956

En 1958 los territorios de Saguia el Hamra y Río de Oro fueron unidos administrativamente y constituyeron una provincia española más, siendo sus habitantes ciudadanos españoles. Villa Cisneros, Asmara y El Aaiún eran las ciudades principales

Desde 1970, en medio del proceso descolonizador de África, España comenzó a plantearse la autonomía del territorio y, finalmente, su autodeterminación. La debilidad del gobierno español, en momentos en los que Franco estaba ya enfermo, hizo que fuera incapaz de reaccionar adecuadamente ante la llamada Marcha Verde (06/11/1975), auspiciada por el rey de Marruecos, Hassan II, y se prefirió ceder a las pretensiones de Marruecos y Mauritania firmando con ellos los llamados Acuerdos de Madrid, que determinaron una administración compartida por los tres países, planteando sus circunstancias a la ONU, cuya Asamblea General aprobó una resolución (10/12/1975) que recomendaba un referéndum de autodeterminación.

El 26 de febrero de 1976 las últimas tropas españolas abandonaban el territorio rumbo a Lanzarote, dejando el territorio repartido en dos áreas de iinfluencia: mauritana y marroquí.

El Frente Polisario, que había iniciado su lucha independentista frente a España, proclamó la República Árabe Saharaui Democrática y siguió su lucha con impulsos renovados frente a Marruecos y Mauritania. Mauritania se retiró, cediendo sus compromisos administrativos a Marruecos, que no sólo asumió éstos sino que, en la práctica, anexionó el territorio.

No hay reconocimiento internacional a dicha anexión; pero la resolución de la ONU sigue sin cumplirse… y parece que nadie se plantea con rotundidaz su cumplimiento.

Los fosfatos…

En 1976 España tenía bastante con el delicado proceso de transición política y quizás no se prestó la atención que merecía el asunto saharaui. La población merecía una defensa más decidida de sus intereses y casi dos siglos de historia obligaban a la responsabilidad española. Hoy, el gobierno español sigue callando y dando la espalda al problema (el gobierno de hoy y los anteriores, sean de la adscripción política que sean) Y es que parece que Marruecos tiene un poder de convicción especialemente intenso para los gobernantes españoles, que sólo defienden los derechos de los saharauis cuando están en la oposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: