LAICIDAD Y/O LAICISMO Y CALENDARIO

La verdad es que no sé si emplear uno u otro término para definir aquello de lo quiero hablar. Veo que la Real Academia sólo incluye en el diccionario laicismo, definiéndolo como “Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa”

Hay ciertos contextos informativos y ensayísticos en los que parece que laicidad gana terreno, a pesar de su falta de academicismo, como indicativo de una situación positiva de las comunidades o Estados en los que la independencia, digamos oficial, respecto de los diversos credos religiosos se manifiesta como garantía de los derechos y libertades fundamentales relacionados con el pensamiento. Por su parte, laicismo parace inclinarse hacia un sentido peyorativo, tal vez estigmatizado por el creciente número de términos que incorporando el sufijo “-ismo” señalan corrientes de pensamiento, comportamientos, actitudes, etc. política o socialmente reprobables por sus consecuencias (machismo, terrorismo, fundamentalismo…)

La mayor parte de los países llamados “occidentales” incluyen en su ordenamiento jurídico el derecho a profesar cualquier religión o a no profesar ninguna. Incluso algunos de los países definidos consitucionalmente como confesionales incluyen el respeto jurídico a la práctica de cualquier religión, si bien limitan o expresamente prohíben el proselitismo.

Desde una perspectiva racional parece coherente que, en principio, los Estados (base de la organización de las sociedades humanas en la actualidad… lo que no quiere decir que sea la forma más racional de organización) se mantengan al margen de cualquier confesión religiosa. Parece lo lógico que la administración pública se aparte de cualquier adscripción religiosa o ideológica, por más que conforme a los criterios democráticos de representatividad las iniciativas legislativas y las medidaas gubernamentales estén impregnadas de los criterios ideológicos e incluso religiosos de las formaciones políticas que sustentan los correspondientes gobiernos, conforme a los resultados electorales.

Naturalmente, somos consecuencia de un devenir histórico marcado por la decisiva influencia de la religión en los asuntos públicos y viceversa. El avance del pensamiento crítico, humanista y racionalista a partir del Renacimiento, fue marcando los ámbitos y las revoluciones liberales fueron sancionando la reorganización de los Estados (incluso su propia definición en los parámetros en los que hoy entendemos ese término), incluyendo la consagración de los derechos individuales y colectivos como algo fundamental y anterior a la autoridad del propio Estado o su personificación monárquica en aquellos casos en los que la autoridad monárquica sobrevivió a dichas revoluciones (algo realmente anacrónico y contradictorio con principios como el de la igualdad de los ciudadanos)

Aproximándonos al tratamiento jurídico de la cuestión, hagamos un repaso de cómo se manifiesta en los preceptos constitucionales de algunos países:

En el caso de España, la Constitución de 1978, dice lo siguiente:

Artículo 16.

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley .
2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.
3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con lan Iglesia Católica y las demás confesiones

(La Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio, de Libertad Religiosa, desarrolla más en detalle el ejercicio de este principio constitucional)

En Argentina, la Constitución Nacional establece lo siguiente:

Art. 14.- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; (…); de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa (…);  de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.

En todo caso, previamente, el Artículo 2º  da cancha a una determinada religión:

Art. 2º.- El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano.

En el caso de los Estados Unidos de América, la  1ª Enmienda de su Constitución dice:

El Congreso no aprobará ninguna ley con respecto al establecimiento de religión alguna, o que prohíba el libre ejercicio de la misma o que coarte la libertad de palabra o de prensa; o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a solicitar del Gobierno la reparación de agravios.

En el caso de Francia, leemos en su constitución:

Artículo 1 (Modificado 28/03/2003)
Francia es una República indivisible, laica, democrática y social. Asegura la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos sin distinción de origen, raza o religión y respeta todas las creencias. Su organización es descentralizada.

La ley fundamental de Alemania (originalmente sólo para la República Federal, no para la entonces también existente República Democrática) establece:

Artículo 4.0.
1. Serán inviolables la libertad de creencias y la libertad de profesión religiosa e ideológica.

2. Se garantiza el libre ejercicio del culto.

Por su parte, la constitución de los Estados Unidos Mexicanos dice:

Artículo 24. Todo hombre es libre para profesar la creencia religiosa que más le agrade y para practicar las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley.

El Congreso no puede dictar leyes que establezcan o prohiban religión alguna.

Los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos. Los que extraordinariamente se celebren fuera de éstos se sujetarán a la ley reglamentaria.

Completando la cuestión, cerca del comienzo del texto constitucional mexicano se dice:

Artículo 3º (Derecho a la educación)

I. Garantizada por el artículo 24 la libertad de creencias, dicha educación será laica y, por tanto, se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa.

 

Este artículo de la constitución mexicana nos lleva a reflexionar sobre un aspecto fundamental de lo que debería ser la laicidad efectiva del Estado. Cualquier Estado, como materialización de la voluntad conjunta de todos los ciudadanos, no debe amparar la imposición directa o indirecta de ninguna educación confesional. La educación, que ya fue vista como la base de toda sociedad por los antiguos filósofos griegos, constituye los cimientos sobre los que se edifica la cultura. Sí, puede que sea difícil organizar un sistema educativo absolutamente independiente de ninguna corriente religiosa (aunque sea una corriente general, como podría ser la de un cristianismo genérico, por ejemplo, en los países occidentales); pero es obvio que es la orientación que deben perseguir las leyes que definan esos sistemas. Bajo mi criterio, la educación básica, aquella que conduce a la adquisición de los conocimientos y destrezas fundamentales para el desarrollo autónomo de los individuos y que les sirve de base para su posterior imbricación profesional en la sociedad, NO PUEDE ESTAR CONTAMINADA DE PRINCIPIOS DOCTRINALES DE NINGÚN TIPO, NI RELIGIOSOS NI IDEOLÓGICOS, y, por tanto, esa educación debe estar en manos única y exclusivmente de los poderes públicos (o sea, de los emanados del pueblo) y no de ninguna confesión. La libertad de enseñanza no se ve, en mi opinión, contravenida por este principio. Puede haber una educación libre, amparada, sufragada y fomentada por organizaciones religiosas o ideológicas… la de sus principios, o la de cualquier disciplina teñida por dichos principios… pero al margen del sistema educativo general: la raíz cuadrada de 144 es 12 independientemente de que haya o no haya dios, o de que a éste haya que rendirle culto de una determinada manera.

Visto todo esto, parece coherente decir que los Estados que se autodefinen como laicos deberían ser consecuentes con dicha definición no sólo en cuanto a la educación sino en todos los aspectos. Por ejemplo, los centros públicos de cualquier tipo deberían evitar la presencia de cualquier símbolo religioso; me refiero con ello a los, digamos, símbolos añadidos, no aquellos que forman parte consustancial de los edificios que, por su carácter histórico, fueron diseñados posiblemenente bajo determinados preceptos religiosos (así, un centro público ubicado en un antiguo convento tendrá elementos decorativos de clara vinculación religiosa y su eliminación sería un atentado cultural). Cuando hablamos de Estados con una tradición religiosa determinada, incluso con una mayoría significativa de practicantes, los poderes públicos precisan de un cierto grado de valentía para decir algo así como “desde el respeto a las creencias de todos,¡hasta aquí hemos llegado!”

Y ese ¡hasta aquí hemos llegado! (que, en cualquier caso debería evitar caer en actitudes de persecución o prohibición) debería empezar por algo tan cotidiano como el calendario. ¿Tiene sentido que en un Estado laico los funcionarios públicos se tomen día de descanso en una festividad religiosa? ¿o que sigan celebrándose festividades patronales de colectivos profesionales vinculadas a determinados santos o advocaciones marianas de la Iglesia Católica? PUES NO.

La ONU y sus organizaciones dependientes han ido acordando, desde su constitución la dedicación de determinados días del año (otro tema, ya tratado aquí hace tiempo, es que el calendario debería posiblemente ser otro) a ciertas cuestiones bajo el consenso general: esos que se denominan Día Internacional o Día Mundial¿Por qué no celebrar esas festividades en lugar de otras tan poco respetuosas con las creencias de todos (o la ausencia de ellas) como el Corpus Christi, San Isidro, San Jorge, La Inmaculada Concepción, La Asunción de la Virgen o la Semana Santa?

Pues eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: