SANGRE

Me ausenté.

Navegué por los procelosos mares de mi sangre, buscando ver el olor de la que brotara por mis venas abiertas… y no pude saborear su olor.

Sólo me quedó el recuerdo del tacto de su amarillento hedor.

Y la luz de su sabor estridente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: