TIEMPO, LLUVIAS, GLORIAS E INVIERNOS

El tiempo… Ya, el presente, inaprehensible, no es más que el veloz tránsito de un inexistente futuro a un sólo recordado pasado. Pero el tiempo es al fin, existe como enemigo violento de momentos de sosiego y sádico torturador de momentos tensos.

(…)

La lluvia, nuevamente compañera, nos aislaba del entorno y tañía su suave melodía recordando otoños que ansían primaveras, y arrollaba temores en consuelos.

Nunca la suavidad de una piel fue suavidad cual la suya bajo los poros mis dedos. Nunca el calor de unos labios imantaron cual los suyos mis labios. Nunca la ternura de unos gestos electrizaron cual los suyos mi sosiego. Nunca la pasión de una entrega movió, cual la suya, la mía entera.

Y es que éramos un mundo en el confín de una estrella: unas notas, la lluvia y nosotros, peregrinos del invierno.

Mas la realidad es cruel y el tiempo, ya digo, enemigo, y bajar del infinito duele cuando has probado la gloria… pero la razón no ya te baja: te tira de bruces contra el suelo. Y es entonces cuando los miedos vuelven al acoso, te asaltan y despiadadamente zarandean tu calma. Así, la dicha queda flanqueada por las realidades inquietas.

Y al final, el análisis se hace imposible. ¿Cómo pararse a pensar cuando los sentidos están llenos de fuego?… Sólo quieres quemarte más, abrasarte en la dulce suavidad de unos besos, en la ternura de unos gestos.

BA-AK 19950213

bbll

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: