MALDITA LA GRACIA DEL GARCÍA

El cantante Manolo García me cae como una patada en el mismísimo centro de gravedad de mi entrepierna. Escuchar sus “canciones” (cosa que sólo sucede cuando no puedo evitar que alguien las escuche fuera del alcance de mi acción inhibidora) es como escuchar el goteo monocorte de un grifo desajustado: suena siempre enervantemente igual. Él y algunos más se creen que dice algo. Si evitara poner música (cosa en la que no se devana mucho los sesos) a los versos que escupe a lo mejor serían mínimamente digeribles.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: