NOMBRE EN SUSPIROS

Hubo un hoy de un ayer ya vencido

en que mis labios dibujaban

su nombre en cada suspiro;

anhelaban la caricia de los suyos

y morían traspasados por el filo

de su ausencia involuntaria.

Un mañana de aquel ayer,

la ausencia lo fue del alma

y el filo de muerte fue.

Murieron las caricias de los labios

que dolientes dibujaron la hiel

de su nombre en cada suspiro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: