PATRIOTISMO Y PATRIOTERISMO

Nacemos de forma involuntaria: nos traen.

Y el lugar en el que nacemos es normalmente accidental.

La pervivencia de un grupo de personas en un mismo lugar durante generaciones puede terminar vinculando de forma especialmente estrecha a esas personas entre sí, y al grupo con la tierra. Eso es en definitiva la Patria: la tierra de los padres… y ellos mismos; una especie de amalgama entre tierra y antepasados.

Pero en el fondo no es nada.

La gente ha cambiado de tierra cada dos por tres. Durante milenios los grupos humanos han ido cambiando de lugar, manteniendo más el vínculo entre ellos que con la tierra.

Baste un ejemplo: los visigodos recorrieron media Europa entre los siglos IV y V EC, incluso llegaron a saquear Roma, y terminaron en una parte de la Península Ibérica ¿Cuál era su patria? (otra cuestión es que los sentimientos nacionales no tenían entonces el mismo carácter que ahora)

Por otra parte, hoy vivimos en una coyuntura  que, como ha sido siempre, es transitoria, por lo que los sentimientos nacionales no son más que un elemento más que puede fluir. Así, los norteamericanos tienen por lo general un elevado sentido patriótico… pero hace 250 años NO había norteamericanos (en el sentido nacional, no en el de ubicación geográfica).

Viene todo esto a cuento de la entrada de hace un par de días en la que colgaba un vídeo de Melendi cantando ese segundo himno de Asturias que es su “Asturias“.

Alguno habrá pasado por aquí y le habrá emocionado como me emociona a mí cada vez que lo escucho, y otros habrán pensado poco menos que el que escribe había tenido una especie de diarrea patriotera.

Insisto: soy consciente de que los sentimientos “nacionales” son puro accidente y que incluso pueden cambiar a lo largo de la vida de una persona. Sin ir más lejos, una parte de la familia de mis antepasados dejó Asturias un buen día para irse a México y una generación después uno de sus descendientes participó activamente en la independencia mejicana… fue un patriota mejicano descendiente de españoles. Otros terminaron abriendo sucursales familiares en Uruguay y en Argentina e imagino que ellos vibraran al ver ondear una bandera albiceleste adornada con Sol.

Pues éste vibra con determinadas “cosas”. Una de ellas es su sangre y por eso se siente vinculado con quienes la comparten aunque sea en proporciones cada vez menores por la distancia de las generaciones. Otras vienen de la tierra que fue origen y de aquella en la que nació y con la que se siente más identificado. Pero no se considera un patriotero ni un nacionalista… porque vibra, sí, con ese Asturias de Melendi como vibra, por ejemplo, con Els Segadors, con Suspiros de España, con la Marcha Real o con el Himno de Riego… pero también con Ireland’s Call (el himno de la selección irlandesa de Rugby) con Flower of Scotland (de la de Escocia) o con el himno de Rusia (cuya música fue también himno de la extinta Unión Soviética)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: