REALIDADES SIMULTÁNEAS Y VIBRACIÓN DE CUERDAS… AL CUELLO

Bien, aceptemos que la base del Universo (de este Universo) es una combinación de partículas esenciales. Que dichas partículas esenciales no son más que estados dimensionales de la vibración de cuerdas presentes en las diez (4 + 6) dimensiones. Que las tres primeras dimensiones constituyen el espacio referencial en el que se desarrolla nuestra percepción, nuestra consciencia de realidad. Y que la cuarta de esas dimensiones, el tiempo, no es lineal ni absoluta sino múltiple y relativa.

Trascendiendo del nivel elemental de la materia al macroscópico en el que “somos”, cabría la multiplicidad de “vías” de desarrollo de la realidad, cabría conceptualmente el desplazamiento temporal e incluso la movilidad interdimensional… “sólo” bastaría con lograr controlar de forma simultánea la vibración de todas y cada una de las partículas constitutivas de nuestro cuerpo y de todos aquellos elementos que quisiéramos desplazar.

Al margen de especulaciones desde los márgenes del parco conocimiento que sobre los entresijos de la física de partículas, de la(s) teoría(s) de cuerdas, etc., posee el escribidor, cabría pensar en que nuestra existencia, fruto de estados de la materia, es un continuo suceder de estados puntuales en los que nuestro YO coincide con objetos y seres que a su vez son realidades puntuales específicas. Las circunstancias del instante actual confluyen en un punto del espacio-tiempo y se separan en infinitas realidades. Creemos seguir un desarrollo lineal de la existencia en la que somos a la vez que estamos y vemos. Y tal vez otros infinitos yoes estamos, somos y vemos en otras tantas realidades temporales paralelas…

De modo que aquella ocasión en la que un YO desatendió la convulsión del tiempo en la que conduciéndose hacia un punto espacial A, en otro punto espacial B, un conjunto de partículas en forma de clavo o tachuela, generó la ruptura de la continuidad tisular del caucho y la goma, posibilitando la fuga de otro conjunto de partículas en “forma” de aire, obligando a la detención del macroconjunto de partículas en el que ese otro macroconjunto de partículas en forma de YO se desplazaba hacia el punto A… bueno, pues eso, que en ese instante temporal, un YO decidió superar los obstáculos generados por la confluencia de circunstancias y continuar hasta A, mientras otro YO sentía esas circunstancias como un aviso metafísico y renunciaba a continuar con el desplazamiento… este otro YO vive ahora una realidad completamente distinta, a su vez una más de las muchas que viven infinidad de YOES que habrán ido bifurcándose en infinitas encrucijadas, y posiblemente en muchas de esas realidades el correspondiente YO es “casi” feliz… Mientras, este YO que escribe y que es el único consciente de sí mismo, ha seguido otra sucesión de encrucijadas que han dado lugar a SU realidad…, fruto de aquella errónea elección y de otras muchas anteriores y posteriores hasta este instante mismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: