SUBPRODUCTOS HOMEOSTÁTICOS

¿Y si fuéramos, sencillamente, el resultado de un error de laboratorio?

Tal vez ese “Dios Creador” que definen las religiones no era más que un científico en prácticas que se planteó la hipótesis de obtención de un derivado atómico a partir de la aceleración de partículas y el choque de las mismas… Quizás se le escapó de las manos y el Big Bang fue realmente un Bang de la Leche.

Y va a ser que en la multiplicidad de órdenes cosmológicos posibles generáronse todos los posibles y en éste en el que somos se concitaron las leyes que permitieron que la materia y la antimateria se organizaran y la materia se escalonara a partir de partículas (tal vez manifestaciones puntuales de cuerdas ondulantes) en uniones de éstas en átomos, de ellos en moléculas y que éstas, adecuadamente combinadas en circunstancias físico químicas específicas, formaran entidades vivas unicelulares, y que éstas comenzaran la carrera de perpetuación. O quizás la “siguieran” si, tal vez, las propias partículas, los átomos y las moléculas están también investidos de alguna especie de código de programación que les hace conducirse por determinado rumbo que, entre otras cosas, lleva a a que ciertos átomos de Hidrógeno, Nitrógeno, Oxígeno y Carbono se combinen en compuestos llamados aminoácidos y que éstos se asocien en estructuras tan “curiosas” como la cadena del ADN.

De este maremágnum post Big Bang los organismos unicelulares surgieron. Y en pos de eso que llámase homeostasis adaptaron sus circunstancias a la pervivencia como individuo, protegiéndose para vivir lo más posible, y como especie, por la vía de la multiplicación.

Y en ese paradigma de creced y multiplicaos, en algún momento varios de esos organismos unicelulares “decidieron” unir sus fuerzas para formar un grupo, una colonia… y “se dieron cuenta” que si algunos de los seres asociados  se especializaban en una función determinada podían generar un ser pluricelular con más capacidad homeostática… con más posibilidades de supervivencia y perpetuación…

— Y de ahí a nosotros… unos seres regidos por el mismo principio homeostático… pero que se creen producto de una acción específica superior y poseedores de una superioridad metafísica… cuando lo único que tienen es, sí, una consciencia de “ser” que les permite reflexionar sobre de dónde vienen y a dónde van (casi siempre de forma equivocada)

¡Maldito el momento en el que las redes neuronales convergieron en la construcción de la conciencia de ser uno mismo!

Porque desde entonces, un nacido de esta maldita especie como el que escribe es consciente del dolor físico y psicológico, se ve a sí mismo sufriendo por no ser lo que quiso ser; por ser lo que es; por tener lo no anhelado y perder lo conseguido; por no tener lo deseado y carecer de lo querido… por saber que no sabe… y por ser sin saber ser.

homebigbangtheorysheldonstareathand

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: