REALIDAD MULTIFORME… ¿MULTIRREALIDAD?

Que cada cual tiene su propia interpretación sobre la realidad (¿realidad?) que le rodea, no creo que haya nadie capaz de negarlo.

Que cada uno tiene su propia forma de ver los hechos, de analizar las circunstancias, de asimilar los conceptos, de valorar los sucesos, las actitudes y sus propias percepciones sobre los mismos, no me lo va a poder negar ningún uno….  o una (seamos políticamente correctos y gramaticalmente estúpidos)

— … —

– Hola, Tancredo. Oye, ayer vi a Lucrecia dando una patada a un bote de Coca-Cola. No sé si es que estaba de mal humor y no pudo evitar hacerlo.

– Pero, ¿la viste hacerlo?

– Bueno, no exactamente. Oí el ruido de la lata, miré hacia el punto del que parecía provenir el sonido y vi que una lata se desplazaba sobre la acera ruidosamente y a Lucrecia a unos metros de la lata en una postura que se me antojó propia de haber acabado de propinar una patada a la lata. Pero, no sé, por allí estaban Remismunda y Pantaleón, a lo mejor ellos vieron algo más.

— … —

– Oye, Remismunda, dice Ludovico que ayer vio a Lucrecia darle una patada a una lata de Coca-Cola (o al menos eso creyó) ¿tú viste algo?

– ¡Hombre, ya lo creo!. Mira, me estaba yo preparando la cena… porque yo me pongo a preparar la cena mu tempranito, ¿sabes? … y como al guiso le quedaba un rato pues me dije: voy a salir un rato al balcón a ver si me da un poco el aire, que con el calor de la cocina se me están pegando los pelos al cogote… entonces, pues me fui al balcón , no sin antes coger un cigarrito, porque, mira, no he podido dejarlo aunque el médico m’ha dicho que no puedo seguir así, que me va a dar un esfisema o no sé cómo me dijo de una cosa mu mala que te da en los pulmones o por ahí… y según que me asomé sentí como un ruido de una lata, ya sabes: “clin, clan, clon” y, claro, pues miré y vi a Lucrecia unos pasos atrás de la lata.

– ¿Pero, estás segura de que ella fue quién dio la patada a la lata?

– Pues, hombre, ella es la que estaba más cerca de la lata… no sé.

—…—

– Hola, Tancredo, ¿Qué tal? ¿Cuánto tiempo!

– ¿Cómo te va, Pantaleón?

– Pues, nada, aquí, pasando el rato, ¿y tú?

– Ya ves

– Oye, por cierto, ahora que te veo… ayer vi por aquí a Lucrecia, me saludó al pasar y poco después vi cómo le daba una patada, como cabreada, a una lata de Coca-Cola.

– ¿Pero, seguro que fue ella?

– O yo estaba alucinando en colores o ella fue quien le dio una patada a la lata.

—…—

– Hola Lucrecia. ¿Qué tal te fue ayer?

– Bueno, bien, Tancredo.

– ¿Viste ayer a Ludovico?

– No. ¿Por qué?

– No sé, dice que te vio dándole una patada a una lata de Coca-Cola… ¿y no viste a Pantaleón?

– Eeeeh… sí,, bueno, vi a Pantaleón, pero…

– Él también lo dice, incluso lo asegura… y hasta Remismunda, aunque ella no está del todo segura…

– Pues no. Yo vi a Pantaleón, le saludé y unos pasos más adelante vi cómo una lata de Coca-Cola pasaba dando tumbos delante de mí, tan cerca que casi me caigo y di un traspiés…

– Ah, pues a lo mejor ellos vieron tu gesto y pensaron que era el movimiento de dar la patada…

– No sé; pero yo no di ninguna patada a ninguna lata.

—…—

(Tancredo) La verdad es que me he quedado convencido de que a veces las apariencias engañan. Lucrecia no le ha dado ninguna patada a nada. Ludovico, Pantaleón y Remismunda han creído ver algo que ha sido pura apariencia.

Bueno, voy a llevar al zapatero estos zapatos de Lucrecia, es curiosa la marca de rozadura que tienen en la puntera y las manchas de gotas marrones…

cocacola-lata2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: