CSIC: ¿CÓMO SIN INVESTIGACIÓN CONOCEREMOS?

Mientras las ayudas públicas fluyen con generosidad desde las arcas europeas a las del Estado y de éstas a los bancos (es decir, de causantes de la crisis a causantes de la crisis), los ciudadanos vemos mermar nuestros ingresos: porque el ascenso de los precios hace que el poder adquisitivo disminuya, porque se reducen los salarios (y todavía pretenden hacerlo más) o porque directamente se convierten en 0 (cero) al pasar a formar parte del grupo más numeroso de entre las “ocupaciones” de la población activa: EL PARO.

Si ello es malo, a uno ya se le rasgan las carnes al ver que mientras él hace cuentas y más cuentas para ver cómo subsistir, privándose de comodidades cuando no de necesidades, los políticos que nos vienen gobernando y toda su esfera están enfangados en negocios fraudulentos, tráfico de influencias, financiaciones ilegales, malversación de los fondos públicos, prevaricación…

Esos políticos que en lugar de promover el empleo, reformar las estructuras económicas para asegurar el crecimiento, promover el reparto justo de la riqueza, etc. se dedican a RECORTAR gastos públicos y estrujar a los ciudadanos. Así, el deterioro de la SANIDAD y de la EDUCACIÓN públicas es imparable (¿no será una forma de beneficiar el negocio privado del que ellos mismos forman parte? )

Pues entre las medidas que el barbado presidente, con sus conspicuos ministros, han ideado para la enésima disminución del gasto público, se encuentra la supresión del CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS.

csic1

El CSIC es la más importante institución investigadora en España y la tercera europea de entre las públicas, actuando en distintos campos de la investigación científica y técnica a través de los diversos institutos y agencias en los que se estructura. La supresión del CSIC supondrá la cercenación de uno de los brazos esenciales de la investigación en España, es decir, más campo para la inversión privada… si es que ésta, más proclive al negocio fácil de las inversiones financieras, se fija en un ámbito en el que los réditos, innegables, no se cifran en ingresos millonarios inmediatos para engrosar cuentas corrientes en Suiza y otros paraísos fiscales.

Hay cuestiones que a uno le hacen hervir la entrañas. El Estado no debería ser el protector de las grandes fortunas y el fomentador de los lucrativos negocios privados, sino el protector de los derechos ciudadanos y el garante de la igualdad de oportunidades y el reparto justo de la riqueza… aun a costa de su endeudamiento. Por eso me parece irrenunciable el gasto público en EDUCACIÓN, SANIDAD y CULTURA. No cerraría al capital privado la investigación (aunque sí lo haría de forma radical, precisamente en pro de la igualdad de oportunidades, en la educación y la sanidad), pero creo que la inversión pública en investigación debe ser irrenunciable, porque lo que hoy se invierta  en un programa evitara gastos públicos en el futuro (patentes, licencias…)

La comunidad científica y muchos ciudadanos se han movilizado ante la tropelía gubernamental (una más) y está en marcha una campaña de apoyo al CSIC con la recogida de firmas para hacer llegar a las autoridades la indignación por la medida y el afán porque tal decisión revierta al compromiso de mantenimiento y sostenimiento de la investigación pública.

Las mayorías absolutas sirven normalmente para ejercer una especie de “dictadura democrática”, pero la voz popular puede hacer al gobernante ver lo erróneo de ciertas obcecaciones…

Nota: para firmar en pro del CSIC, acceder a change.org.

csic3

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: