ÁRBOL ESQUIVO

Del árbol sabía la existencia,

mas nunca vi sus ramas.

Me habló el anhelo de su sombra

y su fragancia;

de sus flores tuve el dibujo de mis sueños,

caminé el destino

creyéndolo irredento,

pisando el lodo

de mis miedos.

Y sobre el pisado lodo,

cuando yo era el irredento,

caminé junto al destino

y una mañana en que fulgieron mis sueños,

olí su fragancia,

miré con anhelo por encima de su sombra

y me perdí palpitante entre las ramas

del árbol que dio nombre a mi existencia.

Ahora vivo aferrándome a sus ramas

y el sol proyecta nuestra sombra,

efluimos una misma fragancia

y del porvenir compartimos los sueños,

orientamos en rima nuestro destino

y ansiamos que sólo quede irredento

cualquier mal perdido en el lodo,

enterrado con nuestros miedos.

Julio 2012 - LASR

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: