COMIENZO DE UNA ERA

YuriEnÓrbita

12 de abril de 1961. Hace 53 años, un ser humano, enlatado en la estructura de una nave llamada “Este 1” (Vostok 1) protagonizó la primera salida al espacio exterior de un individuo de la especie Homo Sapiens.

Yuri Alexéyevich Gagarin, con sus 27 años recién cumplidos, había superado las diversas y duras pruebas de selección y cumplía con todos los requisitos (entre ellos su baja estatura) y estaba preparado para el reto.

A las 6:07 UTC del 12 de abril de 1961, desde la base de Baikonur, en Kakajstán, entonces parte de la Unión Soviètica, Gagarin fue lanzado hacia el espacio. Sólo fue una órbita, tan sólo 98 minutos de vuelo totalmente automático (de modo que no se puede decir que fuera exactamente un vuelo “tripulado”); pero fue el punto de partida de una era.

Antes de Gagarin otros seres vivos habían servido para experimentar los efectos de los vuelos espaciales y sus nombres deberían figurar entre los de los pioneros. Laika fue la primera, era una perra (canis lupus familiaris, ¿eh?), y además de ella, fueron pioneros Bars, Belka, Chernushka, Lisichka, Mouchka, Pchelka, Strelka, Zhemcuzhnaya, Zhulka, Zvezdochka (perros), Bion, Albert II, Albert IV, Sam, Scatback  (macacos) y Enos y Ham (chimpancés), entre otros.

Gagarin fue seguido de otros; algunos protagonizaron otros pasos importantes: pequeños para ellos; grandes para la Humanidad, como fue el caso de Neil Armstrong; pero él fue el primero. Yuri se convirtió en un héroe de la URSS, personificando el liderazgo soviético en los primeros años de la que se dio en llamar “carrera espacial”. Poco antes de cumplirse el séptimo aniversario de su proeza, el 27 de marzo de 1968, se estrellaba con su MiG 15 durante un vuelo rutinario… no llegó a ver 2001: una odisea en el espacio, la película de Stanley Kubrick basada en el relato de Arthur C. Clarke, que se estrenó en EE.UU. el 6 e abril de ese mismo año.

Veinte años justos después del vuelo de Gagarin, el 12 de abril de 1981, el primer transbordador espacial norteamericano, bautizado con el nombre de Columbia, partía desde Cabo Cañaveral por primera vez. Era un nuevo concepto de vehículo espacial, reutilizable,  que completó un total de 28 misiones hasta su fatídica reentrada en la atmósfera aquel 1 de febrero de 2003 cuando sus siete tripulantes se desintegraron como la mayor parte de la nave.

Hoy día los vuelos espaciales humanos, han perdido el protagonismo que que tuvieron en aquellos heroicos años. Pasan desapercibidos los ires y venires a la ISS  o los hitos de la nueva potencia espacial, la República Popular China. Los recortes presupuestarios (todo para cualquier cosa menos para investigación) han ido alejando los horizontes que los originales proyectos y la ilusión del comienzo de la carrera espacial vislumbraban. Pero quien esto escribe aún tiene la esperanza (cada vez más ilusión vana) de que sus ojos vean pronto la vuelta a la Luna o, por qué no, la llegada a Marte. En tal caso, animaré el inicio de la empresa con un ¡Vámonos! (Poyejali!) como el que hace 53 años exclamó Yuri en el momento de su lanzamiento.

Vostok1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: