MARX

km

5 de mayo de 1818. Nace Karl Marx, en Tréveris (Trier en alemán; Reino de Prusia, hoy en Alemania) (si hubiera nacido cuatro años antes sería francés ya que Tréveris fue capital del departamento francés del Sarre entre 1801 y 1814)

Filósofo, periodista, ideólogo.

Estudió en las Universidades de Bonn y Berlín, pero se doctoró en la de Jena.

Bebedor, fue bicepresidente de una asociación de bebedores en Bonn (Club de la Taberna de Tréveris)

De familia burguesa (su madre pertenecía a una familia de ricos negociantes de la que nacerían después los fundadores de la empresa Philips)

Se casó con una aristócrata llamada Jenny von Wetsphalen.

Lo cortés, no quita lo valiente. Sean dichas estas tres últimas sentencias no en detrimento de su fama y razón sino como fe de realidades: uno no elige dónde nace ni qué son o piensan sus padres, y cuando el amor anida en el ánimo (por lo general para mal del sosiego del individuo) no conoce de orígenes y circunstancias; y el hecho de que los antecedentes personales de uno sean los que fueren no obligan a seguir a pies juntillas principios de ninguna clase (o no deberían hacerlo)

Karl fue bautizado y sus padres provenían de familias judías (alemanas y holandesas), pero uno de sus iniciales principios ideológicos estuvo directamente vinculado a la idea de la inexistencia de ninguna clase de dios. De hecho, su tesis doctoral, centrada en la discusión filosófica entre las ideas de Demócrito y Epicuro. está en la base del ateísmo de Marx, después completada con sus obras  Sobre la cuestión judía (1843) y Crítica de la filosofía del derecho de Hegel (1843), culminando en su definición de la religión como “el opio del pueblo“.

Comenzó a escribir como periodista en la Gaceta Renana, mostrando una postura crítica con los gobiernos liberales europeos e incluso con ciertas corrientes socialistas. La revista sufrió la censura y finalmente el cierre por el gobierno prusiano.

Tras ello, Marx se trasladó con su esposa a París, donde conoció al que sería su gran amigo y colaborador Friedrich Engels, y donde fue progresando la definición de sus ideas sobre el trabajo, el papel de la acción para el cambio de la sociedad y el materialismo dialéctico.

En París escribió en los periódicos Anales franco-alemanes y Vorwärts!. El cierre de este último motivó un nuevo traslado de la familia Marx, ahora a Bruselas, donde publicó junto con Engels el Manifiesto Comunista (1848) y vivió los movimientos revolucionarios que sacudieron Europa en 1848, en relación con los cuales fue acusado de pagar armas para determinados grupos revolucionarios.

Tras ello pasó nuevamente por París y temporalmente por Colonia, trasladándose definitivamente a Londres en mayo de 1849. Allí vivió un tiempo sostenido por la ayuda de su amigo Engels, uno de los pocos que lo acompañó hasta su muerte.

Londres fue el marco en el que maduraron sus ideas. Dedicó sus esfuerzos al análisis de la economía capitalista y la definición de los principios para la superación del mismo.

El análisis sobre la base del materialismo dialéctico y el materialismo histórico le lleva a contemplar la historia de la Humanidad como la sucesión de grandes fases determinadas por diferentes relaciones de producción, de modo que tras un sistema ancestral depredador-recolector, el surgimiento de la producción económica agropecuaria y artesanal derivó en un sistema esclavista, seguido por una sociedad feudal con vínculos personales de dependencia y finalmente en un sistema capitalista, un proceso marcado por una permanente lucha de clases. La idea de la alienación del trabajo, de la plusvalía en los procesos de producción y comercialización, de propiedad privativa de los medios de producción, completan la visión de un sistema en el que la burguesía liberal aparece como la clase detentadora de los medios de producción y beneficiaria de las plusvalías, aprovechándose de la fuerza productiva de la clase obrera.

Ante ese devenir, Marx propone el derribo del Estado liberal y la imposición de una dictadura del proletariado como paso transitorio para la implantación de una sociedad comunista sin clases y sin Estado.

La forma de materialización del primer paso de ese proceso dividió al socialismo en socialdemócratas: partidarios del derribo del Estado burgués mediante reformas paulatinas desde dentro del propio estado liberal; y los comunistas: defensores de la revolución radical para imponer por la fuerza la dictadura del proletariado.

Su análisis económico, además del conjunto de otras de sus obras, queda en su monumental El Capital, publicada en tres tomos, uno en vida (1867) y los otros dos publicados tras su muerte por Engels (1885, 1894)

Las tesis sobre la mayor posibilidad de que el proceso socialista tuviera por escenario sociedades industrializadas como Alemania o Reino Unido se derrumbaron cuando fue una sociedad profundamente rural, incluso casi feudal, como la rusa, la que se convirtió en el escenario de la materialización de la praxis marxista.

Desde 1919 en Rusia se inició el proceso diseñado por el marxismo, ahora aderezado con los perfiles del leninismo; se inició una dictadura del proletariado que en la práctica cristalizó en un Estado monolítico, de modo que la transición a la sociedad sin clases y sin Estado no llegó a vislumbrarse y setenta años después el capitalismo volvió a adueñarse de Rusia.

 Marx fue “canonizado” (cual si de santo católico se tratara) por los partidos marxistas y especialmente en la Unión Soviética. Su retrato presidía despachos, aulas, salones de reunión… como si fuera un icono religioso. Y fue demonizado por partidos y regímenes opuestos.

 

“Los filósofos sólo han interpretado el mundo de distintos modos, pero de lo que se trata es de transformarlo.”
“El estado moderno no es sino un comité que administra los problemas comunes de la clase burguesa.”
“El Estado es un órgano de dominación de clases, un órgano de opresión de una clase por otra, es la creación del orden que legaliza y afianza esta opresión, amortiguando la lucha de clases.”
“El motor de la historia es la lucha de clases.”
“Por lo que a mí se refiere, no me cabe el mérito de haber descubierto la existencia de las clases en la sociedad moderna ni la lucha entre ellas. Mucho antes que yo, algunos historiadores burgueses habían expuesto ya el desarrollo histórico de esta lucha de clases y algunos economistas burgueses la anatomía económica de éstas. Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases sólo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta misma dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases.”

Karl Marx

 

Ideas: tantas veces asociadas en la Historia a las hogueras; sea por matarlas o por imponerlas (esta cita es sólo mía)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: