OLVIDAR, OLVIDAR, OLVIDAR

¿Por qué hacer el propósito de olvidar?

¿Es la solución para la melancolía?

¿U olvidar no es más que negarse a uno mismo?

A veces, recordar hasta el detalle los momentos de angustia, de desesperación, de dolor, propios; de locura. de crueldad, de cinismo ajenos, tiene una función catártica.

Pero a veces recordar los momentos dulces, los seres que te dieron algo de lo poco bueno, araña la calma y hace añorar lo perdido.

¿Es mejor olvidarlo?¿O es mejor embadurnarse con la añoranza?

No, no es fácil olvidar nada. Más cuando no tienes claro que quieras hacerlo.

(Vídeo tomado en préstamo de YouTube… no estoy de acuerdo con la frase añadida al final)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: