DEMOMIERDA

repu-2

Llegó y pasó el famoso 9-N
Si no fuera por el fondo, tremendamente transcendente, lo sucedido daría risa.
Resulta que a pesar de las declaraciones de ilegalidad por parte del Tribunal Constitucional el Gobierno no ha impedido que tenga lugar una de las más nefastas fantochadas pseudodemocráticas que podía imaginar el más abyecto diseñador de esperpentos. Es una prueba más de que este país es incapaz de gobernarse… vamos, que la piara de políticos que plagan las poltronas del poder son incapaces de gobernar.
Ya, ya sabemos que la consulta carece de validez legal alguna, que no es vinculante para nadie, que…
Pero los organizadores ya venden su supuesto éxito y los medios de comunicación le hacen oídos a un pretendido aplastante resultado favorable a la independencia.
Parece que nadie valora las circunstancias… y los resultados.

Las circunstancias:

El “proceso” lo han organizado los que son favorables al sí-sí: han diseñado el “censo electoral”, sin censo electoral, añadiendo a los jóvenes entre 16 y 18 años (buscando más cerebros adoctrinados); han diseñado las preguntas; han organizado el procedimiento; han presionado (puerta a puerta) a los ciudadanos…
Las preguntas desbordan de forma absoluta las competencias de la Comunidad Autónoma, que no tiene potestad para plantear a sus ciudadanos preguntas que se salen del marco de la Constitución.
El Tribunal Constitucional, sentenció la ilegalidad del “proceso” en sus parámetros iniciales, como “referéndum”, y con su formato de sucedáneo.
El Gobierno llamó al cumplimiento de la legalidad, pero sin poner los puntos sobre las íes (ni de la palabra “legalidad”, ni de “justicia”, ni de “prisión”)
La Generalitat dijo que dejaba el proceso en manos “privadas”… las de los más favorables a la independencia.
Garantías democráticas: 0

Los resultados:

Se vende como un gran “éxito” y alguno, como Junqueras, casi llora de la emoción: 80,76 % de Sí-Sí: “Sí quieren que Cataluña sea un Estado” y “Sí quieren que Cataluña sea un estado independiente”.
Bien… pero…
Resulta que ese 80,76 % es el porcentaje de “votantes” que ha dicho “Sí-Sí”, un total de 1.861.753 personas. Pero teniendo en cuenta que el “censo” era de 6.228.531 personas, resulta que sólo el 29,89 % de los catalanes con “derecho” a votar en el simulacro-juego han dicho “Sí-Sí” ¿es de recibo decir que el 80,76 % de los catalanes quieren la independencia? ¿Es justo que la voluntad del 29,89 % se imponga al restante 70,11 %?
Pero es más. La cuestión excede el marco catalán. La pregunta (o preguntas) apunta directamente a la línea de flotación de la Constitución de 1978 que “se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española, patria común e indivisible de todos los españoles”, y teniendo en cuenta que también la Constitución dice que “la soberanía nacional reside en el pueblo español”, ¿es justo que la opinión de 1.861.753 españoles baste para modificar un marco legal en el que viven 47.150.819?

No se ha cumplido la ley.
No se han cumplido las sentencias del Tribunal Constitucional.
El Gobierno español no ha tomado ninguna medida cautelar contra los que desde las instituciones han atentado contra la Constitución.

¡Menudo pitorreo!
EREs, Gürtel, Bárcenas y la contabilidad B del PP, las tarjetas de Cajamadrid, las comisiones de los Pujol…
¡Menudo pais de pacotilla!
¿Seriedad?
¿Democracia?… ¡Demomierda!

¡QUÉ ASCO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: