COMO UNA NUBE BLANCA

De un espectador casi siempre; actor pocas.

Para espectadores, actores de vidas perdidas.

y para espectadores nacientes en vidas por recobrar.

… y para el propio espectador casi siempre; actor pocas.

 

Playas serenas
limadas de sal,
holladas por pies
de filo invernal,
rimados con fieltros de mar.

Así, nada más que así
se funden las hebras
de hilos de ti.

Nubes y ramas
suplieron la nada
y la nada dejaste
al llevarte
mis nubes y ramas.

No hay más
Ya no queda más
que lamento,
sin tiempo,
añoranza de lar.

Pero el Sol trepa cada día
y en el cénit silba
como el avefría.
Y trenzada a su rayos
una caricia
mece el aliento de mi deriva.

Tal vez si en mi lamento
enredo mi día
llegaré tarde
al mediodía
y no satisfaré
mis afanes
en la noche
de mi vida.

Quizá una nube blanca,
blanca como el carbón de la mina,
acariciará mi frente
cuando por mis mejillas
vayan lamiendo el tiempo
las lágrimas
que me animan.

BA-20141117

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: