IGNACIO SAMPER – “PINTORES”

Samper, Ignacio - Esposos Modigliani

Samper, Ignacio – Esposos Modigliani

 

Quien escribe ha tenido la fortuna (según se mire y según el caso) de conocer en persona a alguno de esos seres humanos cuyas manos son capaces de crear arte. Materializar lo que la mente concibe no es tarea fácil cuando de modificar la materia se trata. Es más, ya es empresa no apta para todos los cerebros alimentar el intelecto con los efluvios descendentes desde el Parnaso; pero muchos son los que se dejan impregnar por los susurros de Euterpe, de Terpsícore, de Clío, Calíope o Talía, y sin embargo carecen de la pericia para materializar lo que tales susurros les inspiran.

Nombres como Luis Feito, María José Castaño, José María Alonso Jalón, Carlos Armiño, Enrique Igoa… y otros, han sido algo más que sólo un nombre puesto al pie de un lienzo, en un catálogo o en una partitura. Cada uno de ellos ha alcanzado un nivel distinto en cada una de las artes que han cultivado y conocerlos en persona ha tenido distintas circunstancias asociadas, de modo que para alguno de ellos quien escribe será un vago recuerdo o un simple desconocido que pasó por delante, acompañando a alguien algo más recordado, cruzó unas frases y poco más.

Pero conocer a Ignacio Samper ha supuesto aproximarse a una mente desbordantemente alimentada por Mnemosine y estar cerca de unas manos capaces de materializar la compleja sinfonía de ideas que sus composiciones plasman.

Su obra es fruto de una estudiadísima imbricación de obras de autores de todos los tiempos en composiciones originales, encajando con ingenio detalles y formas. A fe que cualquiera de sus obras sería buen punto de referencia para un examen a alumnos de arte para que identificaran cada uno de los detalles y su relación con las grandes obras de la historia de la pintura, de ahí que Ignacio más que ser calificado como “pintor”, podría serlo somo “pintores”.

Volumen, línea, luz, textura y hasta sarcasmo son expresiones que tienen una traducción específica y especial en el lenguaje visual de Ignacio, lo que hace de su obra algo tremendamente original por más que se deleite en formas ya ideadas y materializadas.

Desde hace unas semanas y hasta el próximo mes de enero, expone en uno de los lugares donde los susurros de Talía y Melpómene cobran vida, asociándose así a otras de las musas del Parnaso. La antesala del Teatro Quevedo de Madrid (Calle de Bravo Murillo, 18) recoge en sus paredes algunas de las obras de Ignacio. Habrá quien (no, hay quien) pasará junto a los lienzos pensando que forman parte de la decoración del local; mas a poco que dedique un minuto a la contemplación de uno de ellos echará en falta no haber llegado antes a la representación de turno y no podrá evitar dedicarles tiempo a la salida… o expresamente volverán para pasarse unos cuantos minutos en cada una de las composiciones hasta desentrañar el argumento que encierran.

Samper, Ignacio - Maja española

Samper, Ignacio – Maja española

Samper, Ignacio - Familia holandesa

Samper, Ignacio – Familia holandesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: