INVISIBILIDAD

Invisibilidad

Debo de ser un ser real, tangible, con volumen, masa, dimensiones. Al menos yo lo percibo así.

Debo de existir. Sí, sentir el frío de la mañana en mi rostro debe de ser sin duda indicio de que soy capaz de percibir.

Camino y mientras lo hago observo otros viandantes cuya expresión, cuyo gesto atisbado entre las bufandas y gorros denota que sienten también frío (tal vez más que yo) por lo que debo de existir en su mismo plano de realidad. Pero no sé si realmente existo.

Esos caminantes simultáneos, en direcciones y sentidos diversos, en los que yo reparo, sin excesiva atención, es cierto, parecen no reparar en mi presencia. Me pregunto si en el caso de que no fuera yo quien cambia su paso o la dirección de su trayectoria no terminarían chocando conmigo o sencillamente transpasándome. Porque si me fijo en sus ojos no observo que ninguno de ellos pare su mirada en la mía.

Camino y parece que lo hago entre entes ajenos a mi existencia. ¿Son ellos los ajenos o soy el ajeno a esa existencia?

No. No me miran. No me miran los nuevos transeúntes del día ni los habituales. Y no me miras tú a quien busco con mis ojos cada día mientras los esquivas mirando el suelo o el infinito frente a ti, ese que queda a mi espalda.

Será sencillamente que no existo, que no soy un ente real sino una materialización puntual de los sueños de un ente que no conozco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: