MATEMÁTICAS VITALES

Quise sumar sumandos aunque fuera con llevadas, por no restar más sustraendos de perdidos minuendos.

De los restos hice totales y de las sumas multiplicandos para operar por pares. Y a los conjuntos di la integral del polinomio de mi vida.

Me perdí en la matriz sin calcular el logaritmo, y en el límite, tendiendo a infinito, derivé hacia la hipotenusa y se me cayeron los cosenos.

Todo fueron ya tangentes y secantes y mi dividendo, por la fuerza de un divisor con presión de raíz cuadrada, me dejó el cociente del vacío con potencia de infinito.

Al final, ni π fue constante ni x incógnita, el cardinal no se hizo ordinal y yo, como buen cateto, hice el primo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: